Todo lo que tienes que saber sobre la Ley General del Servicio Profesional Docente

La Ley General del Servicio Profesional Docente es un tema que concierne a todos los profesionales de la educación y a los que se encuentran en proceso de serlo, ya que en ella se expresan los lineamientos que definen tu futuro como docente.

En la fracción III del artículo 3° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se determina que el ingreso al servicio docente y a cargos de dirección en la educación básica y media superior será a través de concursos de oposición, en donde se deberá demostrar la idoneidad de cada participante para obtener el puesto que se desea, también se plasma la evaluación obligatoria para el ingreso y la permanencia de los servidores de la educación. Es por ello que fue necesario la formulación de esta ley que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de septiembre de 2013.

La ley se enfoca a la regulación del Servicio Profesional Docente en la Educación Basica y Media Superior, a establecer los perfiles, parámetros e indicadores del Servicio Profesional Docente, así como asegurar la transparencia en este ámbito.

A fin de cuentas, lo que más provoca revuelo en esta Ley es la asignación de plazas por concurso de oposición y la evaluación obligatoria para el ingreso y la permanencia docente.

Los concursos de oposición para el ingreso a la Educación Básica y Media Superior de los docentes son públicos y anuales, en cada convocatoria se describe el perfil que debe tener cada participante y las plazas que existen. A quienes hayan adquirido una plaza, seis meses de servicio después se le realizará el nombramiento definitivo de la base. También el docente durante dos años será acompañado de un tutor con la finalidad de fortalecer sus conocimientos y capacidades.

Por otro lado, la evaluación obligatoria se postula como una actividad permanente dentro de cada institución educativa con el objetivo de mejorar la práctica profesional de cada docente. Cada institución establecerá el lapso de tiempo entre cada evaluación, es decir la fecha de cada una. Cuando las evaluaciones describan insuficiencia en el desempeño del participante, este se incorporara a un programa de regularización, en un lapso de doce meses podrá someterse a una segunda evaluación de su desempeño como docente, de ser de nuevo insuficientes los resultados en la evaluación, podrá incorporarse una vez más en el programa de regularización, si en la tercera evaluación ocurre lo mismo, el nombramiento como docente será eliminado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>